SATSE Andalucía ve irrealizable simultanear la vacunación de gripe, Covid y triaje de Primaria sin incremento de personal

06 octubre 2021

El Sindicato de Enfermería exige que haya plantilla suficiente para hacer frente tanto a la campaña de vacunaciones de la gripe y la Covid como al resto de la labor asistencial de las enfermeras y enfermeros.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Andalucía ha calificado como irrealizable simultanear, como pretende el Servicio Andaluz de Salud (SAS), la campaña de vacunación de la gripe y la Covid-19 y la puesta en marcha del nuevo plan de Atención Primaria sin que se haya previsto un refuerzo de la plantilla de enfermeros y enfermeras. En este sentido, SATSE alerta del riesgo de dejar servicios al descubierto mientras miles de profesionales esperan la renovación de sus contratos que finalizan el próximo 31 de octubre.

Así, el Sindicato de Enfermería denuncia que, una vez más, la Junta de Andalucía haya presentado un plan de vacunación sin especificar los recursos humanos que se destinarán para llevarlo a cabo y sin que, a día de hoy, se haya contratado personal específico para realizar esta labor o cubrir la actividad que estas enfermeras y enfermeros realizan en sus centros y sin haberlo negociado con las organizaciones sindicales.

SATSE denuncia también que desde el SAS se viene dilatando la adjudicación de los cientos de vacantes sin cubrir con interinidades que desde hace un año y medio se han producido en los centros sanitarios de toda Andalucía. Además, SATSE apostilla que Andalucía es de las pocas comunidades autónomas en las que aún no se han renovado los refuerzos de profesionales para hacer frente a la pandemia de Covid-19 y otras necesidades, sembrando la duda entre miles de enfermeras y enfermeros que desconocen aún si continuarán trabajando o no a partir del próximo 31 de octubre y que cuando llegue el momento puede que ya no se encuentren disponibles porque hayan sido contratados en otras comunidades.

Y es que, además, el Sindicato de Enfermería recuerda que la Atención Primaria se encuentra inmersa en una reestructuración en Andalucía que incluye la implantación de los triajes, las denominadas consultas de acogida, gestionadas por enfermeras en los centros de salud. SATSE lleva meses advirtiendo de la inviabilidad de implantar dichas consultas si no se dota a los centros de los recursos humanos, formación específica de los profesionales y materiales necesarios, así como habilitar consultas y espacios adecuados.

En el caso de ser imposible la cobertura del personal por falta de disponibilidad en la Bolsa de Empleo, como de forma recurrente se afirma desde la Administración, SATSE ha vuelto a reclamar al SAS que se retribuya a los profesionales que voluntariamente realicen actividades al margen de la jornada laboral ordinaria tal y como recoge el plan de mejora de la accesibilidad de los ciudadanos a los servicios de Atención Primaria.

En esta línea, la organización sindical recuerda que lejos de disminuir la demanda durante la pandemia en la Atención Primaria las enfermeras y enfermeros han sufrido una presión asistencial muy elevada, incrementándose en 2021 en más del doble su actividad. De hecho, según los datos del propio SAS, en 2020 las enfermeras y enfermeros realizaron 24,2 millones de consultas, cifra que en siete meses de 2021 alcanza ya los 23,4 millones de consultas realizadas. Además, al contrario que en otros ámbitos y categorías, las enfermeras y enfermeros han mantenido la actividad presencial, limitándose sólo al 9,8% las consultas telefónicas.

Por todo ello, SATSE concluye insistiendo en que no se pueden solucionar los problemas de la Atención Primaria sobrecargando a la misma plantilla de enfermeras y enfermeros, ya muy al límite tras año y medio de pandemia, y pretender además que se hagan cargo de las nuevas campañas de vacunación. Ante esta situación, exige a la Administración andaluza a que establezca una previsión real de las necesidades de personal para garantizar que los centros sanitarios andaluces cuenten con enfermeras y enfermeros suficientes para hacer frente a estas campañas de vacunación sin necesidad de reducir el resto de la actividad asistencial diaria y no verse así los profesionales sobrepasados por la carga laboral y la demanda asistencial.