SATSE alerta del grave deterioro de los vehículos del Centro de Transfusión Sanguínea de Sevilla

06 junio 2018

El Sindicato de Enfermería advierte de los riesgos que implica para el personal que se desplaza a realizar las colectas de sangre por toda la provincia en vehículos inadecuados. El parque móvil supera los 15 años de media y son frecuentes las averías de motor, perdida de dirección asistida o roturas de embrague entre otras, además de carecer de aire acondicionado, por lo que exige su renovación completa.

El Sindicato de Enfermería (SATSE) de Sevilla ha alertado del grave deterioro que presentan los vehículos del Centro Regional de Transfusión Sanguínea (CRTS) y el riesgo que implican para los trabajadores que realizan las colectas de sangre itinerantes por municipios y entidades de la provincia. Por eso, SATSE ha exigido la renovación inmediata del parque móvil para garantizar la seguridad de los profesionales y el buen desarrollo de las colectas y el transporte de la sangre.

En este sentido el Sindicato de Enfermería recalca que lleva ya años denunciando el estado de los vehículos del CRTS, que han alcanzado niveles de deterioro insostenibles para garantizar no sólo el adecuado cumplimiento de la labor de los profesionales, sino las más elementales y básicas normas de Seguridad e Higiene en el trabajo.

Tal y como detalla SATSE, el CRTS cuenta con un parque móvil que supera de media los 15 años de antigüedad, con vehículos de hasta 21 años, que en lo que va de año han llegado a pasar hasta en 11 ocasiones por el taller, además de las reparaciones que se le realizan en el propio centro. Así, son cada vez más frecuentes las averías de motor, la pérdida de la dirección asistida o la rotura del embrague durante los trayectos, como ocurrió por última vez el pasado martes.

Carga sin asegurar

De igual forma, los vehículos carecen de anclajes adecuados para transportar el material necesario para las donaciones, circunstancias que, unidas, están poniendo en peligro no solo el adecuado desarrollo de las colectas o el transporte de un bien tan preciado como es la sangre, sino la propia integridad física de los trabajadores, sentencia el Sindicato de Enfermería.

Además, el problema se agravará más si cabe durante el verano pues, detalla el sindicato, la mayor parte de los vehículos carece aire acondicionado o funciona de forma deficiente obligando a los profesionales a realizar largos desplazamientos con temperaturas que superan los 40 grados en el habitáculo.

Promesas incumplidas

Ante esta situación, los profesionales afectados han redactado un escrito a la Dirección del Centro de Transfusión Sanguínea en el que se muestran ya cansados de las promesas incumplidas por parte de la Dirección del inminente cambio de las unidades móvil, un cambio que, subraya SATSE, nunca acaba de materializarse y cuyo último episodio ha sido que ha quedado desierto el concurso para su renovación.

En su escrito, los trabajadores recuerdan que los estudios de la Dirección General de Tráfico relacionan directamente la antigüedad de los vehículos con el incremento de la siniestralidad y su implicación en los accidentes graves de tráfico, citando un dato de la propia DGT que concluye que el riesgo de hospitalización o muerte se multiplica por 1,6 en vehículos de 10 a 14 años y por 2,2 en los que tienen 19 años.

Por todo esto, y en cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, el Sindicato de Enfermería concluye exigiendo a la Dirección que tome medidas urgentes para la sustitución de los vehículos y con ellos garantizar, como es su obligación, la protección de la salud y la vida de los trabajadores frente a los riesgos derivados de una inadecuadas condiciones de trabajo.

Por último, SATSE termina asegurando que tanto el Sindicato de Enfermería como los propios profesionales del Centro Regional de Transfusión Sanguínea entienden y respaldan la importancia de estos llamamientos a las donaciones de sangre y de las colectas que se realizan por la provincia, que aportan anualmente en torno al 70 por ciento de las donaciones de sangre, pero consideran que nunca debería hacerse a costa de la seguridad de los trabajadores.

Galería multimedia